bonapeti.net»Artículos»Nutrición en caso de problemas con la salud»Cómo ayudar al cuerpo a procesar los alimentos fácilmente

Cómo ayudar al cuerpo a procesar los alimentos fácilmente

Bam BamBam Bam
Novato
1
Yordanka Kovacheva
Traducido por
Yordanka Kovacheva
Diferentes tipos de alimentos

El problema con la alimentación y los consiguientes trastornos en el organismo, acompañados de dolores y molestias a lo largo del día, es cada vez más común. La sensación es, cuanto menos, desagradable, y lo peor es que también da lugar a problemas graves como colitis, gastritis, úlceras, etc., que requieren años de tratamiento. En un intento por evitarlo, nos imponemos dietas extremas, contamos calorías y sufrimos porque hoy no podemos comer esto o aquello, y ni siquiera nos atrevemos a pensar en chocolate y productos de panadería. Sin embargo, todo esto conduce a otra cosa - pérdida de energía y alteraciones en nuestro estado emocional.

Para ayudar a nuestro cuerpo a sentirse bien, primero es necesario ayudarlo a funcionar correctamente. Y esto se hace entendiendo cómo funciona y no inhibiendo las funciones y procesos que tienen lugar en el tracto gastrointestinal.

El proceso de procesamiento y digestión de alimentos en todos los animales de sangre caliente, incluidos los humanos, es el mismo. Inicialmente, los alimentos que ingresan a la cavidad oral se descomponen y se almacenan en el estómago, donde se produce la desnaturalización del ácido. Luego ingresa al intestino delgado, donde tiene lugar la hidrólisis de las enzimas del propio organismo y de las enzimas de los alimentos, y finalmente llega al intestino grueso, que forma el proceso de su evacuación.

La comida que una persona digiere

Cada etapa de este proceso lleva a cabo su propia digestión durante un tiempo diferente. Dependiendo del tipo de comida, permanece en la cavidad bucal de unos segundos a unos minutos, en el estómago - 2-4 horas, en el intestino delgado - 4-5 horas, en el intestino grueso - 12-18 horas.

En cada etapa, el cuerpo también secreta diferentes enzimas específicas para esa etapa. Estas enzimas son producidas por las glándulas secretoras ubicadas en las paredes del tracto digestivo. Tienen una acción estrictamente específica según el tipo de alimento que ingresa, y apoyan el proceso de procesamiento de alimentos. Algunas enzimas se liberan para alimentos con proteínas, otras para alimentos con carbohidratos, por lo que se liberan precisamente cuando los alimentos ingresan al cuerpo.

Al mismo tiempo, la secreción comienza ya en la cavidad oral y continúa a lo largo de todo el tracto digestivo. El procesamiento de alimentos y la molienda de cada tipo de alimento también se realiza en un departamento separado y requiere un tiempo diferente. Las frutas, por ejemplo, se digieren en el intestino delgado, y la carne se procesa inicialmente en el estómago en un intervalo de 2 a 3 horas, luego en el intestino delgado. Por este motivo, muchas dietas y regímenes nutricionales se basan en la dieta del heno, cada tipo de alimento (proteínas, hidratos de carbono, grasas, ácidos, azúcares) a consumir en diferentes momentos en un intervalo de 2 a 4-5 horas.

La segunda cosa importante que debe saber sobre los fermentos es que cuando se ingieren agua y líquidos durante las comidas, se diluyen o se descargan en las partes inferiores del tracto digestivo. Como resultado, la comida permanecerá en el estómago hasta que el cuerpo secrete nuevos fermentos, o pasará sin procesar a los departamentos inferiores, donde pueden comenzar los procesos de putrefacción y descomposición bacteriana con la posterior absorción en la sangre.

La mañana comienza con un vaso de agua

Para evitar esto, el cuerpo dirige su fuerza vital para sintetizar enzimas adicionales y, con el tiempo, el estómago comienza a no digerir bien los alimentos, se desarrollan gastritis, úlceras y muchos otros trastornos. Por lo tanto, se recomienda que la ingesta de líquidos se produzca al menos 10 minutos antes de una comida, pero nunca durante una comida. Si surge la necesidad de sed, se recomienda beber no más de 2-3 sorbos.

Además, los fermentos solo son activos a la temperatura normal del cuerpo humano. Si la comida está demasiado caliente o demasiado fría, los fermentos comenzarán su efecto completo solo cuando la temperatura de la comida se normalice.

Otra regla importante que aprendemos de los niños es masticar la comida tanto como sea posible. Masticar aumenta la salivación y la saliva, a su vez, ayuda a neutralizar los ácidos formados en el proceso de fermentación de hidratos de carbono. Al mismo tiempo, en el proceso de masticación, se pueden purificar hasta 6 litros de sangre a través de las glándulas salivales.

Ensalada saludable

Es extremadamente importante saber que el cuerpo necesita tiempo para "reajustarse" al cambiar de una dieta a otra. Por eso, es importante que la transición sea suave, que el cuerpo se limpie antes de empezar una forma diferente de comer. El uso excesivo de un tipo de alimento lleva a la escasez de otro, en cuyo caso el cuerpo comienza a buscar sus sustitutos y aunque al principio nos sintamos bien, esto puede derivar luego en fatiga, agotamiento físico, intolerancia a ciertos productos. Para facilitar el trabajo del tracto gastrointestinal, es necesario observar la coherencia en el uso de los productos alimenticios, teniendo en cuenta su compatibilidad entre sí, y la dieta debe ser equilibrada. Nosotros absorbemos exactamente tantos alimentos como nos permiten nuestras vitaminas y enzimas.

Según la investigación sobre los biorritmos del trabajo del cuerpo, se ha establecido que la energía se encuentra en el estómago por la mañana, en el intestino delgado al mediodía y en los riñones por la noche. Comer tarde en la noche interrumpe la circulación de energía en el cuerpo, ya que parte de esta energía debe transferirse de regreso a los órganos digestivos. Una persona se acuesta con comida sin digerir, lo que contribuye a la formación de moco en el cuerpo. Lo mejor es cenar antes del atardecer para que el cuerpo tenga tiempo suficiente para procesar la comida. La mayor parte de la ingesta diaria debe ser al mediodía y la más ligera, por la mañana.

Facebook
Favoritos
Twitter
Pinterest