Hibisco (Hibiscus)

Yordanka Kovacheva
Traducido por
Yordanka Kovacheva
Hibiscus

El hibisco, conocido también como hibiscus, es una flor tropical popular que conlleva muchas creencias tradicionales debido a su belleza. El hibisco forma parte del numeroso género de la familia Malvaceae, que incluye alrededor de 300 especies. Todos ellos, que incluyen gramíneas, arbustos caducifolios y perennes o árboles de hasta 3 metros de altura, se distribuyen principalmente en las regiones tropicales del sudeste asiático.

Actualmente existen alrededor de 500 variedades de hibiscus de jardín, que se diferencian en forma, tamaño y cuya coloración varía entre blanco, amarillo, rosa, naranja, rojo y violeta. En nuestro país, el hibisco se cultiva a menudo como planta en maceta porque no tiene pretensiones y es extremadamente hermoso. El hibisco es una planta perenne de larga floración.

Sus hermosos y brillantes colores son llamados "flor del amor" y "flor de las mujeres hermosas". Esta tradición comienza en Haití, donde el hibisco es la flor y símbolo nacional. En la India, los colores son una parte invariable en la confección de coronas de boda.

El hibisco fue traído de China ya en el siglo XVIII, aunque se dice que en el siglo XV los italianos ya conocían bien esta delicada planta. En un principio empezó a decorar jardines botánicos del Viejo Continente, despertando sólo la admiración de personas que no estaban acostumbradas a una floración tan bella y abundante.

Cultivo de hibiscus

Cultivar hibiscus no es difícil porque la planta es poco exigente. Si quieres tener una planta de hibiscus en casa, debes plantarla en un lugar soleado pero protegido del viento. El hibisco no es exigente con el suelo, la única condición es que esté bien drenado.

Las hermosas flores de hibisco aparecen en gran abundancia desde junio hasta las primeras heladas. Puedes propagar la planta en el mes de mayo, mediante esquejes cuando la temperatura sea de 20-25 °C, y puedes cubrirla con una bolsa de plástico grande. La tierra adecuada para el cultivo de hibiscos debe ser una mezcla de tierra de jardín, tierra de hojas, tierra de turba y arena en una proporción de 2:1:1:1.

Cuando se cultiva una planta de hibiscus en maceta, es obligatorio realizar una criba anual en primavera en una maceta de un tamaño más grande. Cuando la planta florezca con el máximo de flores, no la trasplantes, simplemente retira la parte superior del dedo y reemplázalo por uno nuevo. Esto se hace durante un período de 2 a 3 años. Puedes podar las puntas de las ramas más largas para formar una bonita y densa corona.

En cuanto a la fertilización, se debe realizar en primavera-verano una vez cada 2 semanas. La fertilización del hibisco es con abonos minerales y orgánicos. Durante la época fría del año, la rosa china sólo debe fertilizarse si se encuentra en un lugar cálido, una vez al mes.

El riego de hibiscos debe ser abundante durante los meses cálidos y el clima invernal más moderado. Es importante recordar que a la rosa china no le gusta el frío, y ante la presencia de temperaturas más bajas, sus hojas comienzan a caer y su floración no es tan abundante. Si mantienes la maceta en un lugar con sombra, los cogollos de hibisco empezarán a caer.

Tipos de hibiscus

Hibisco

- Hibisco sirio (H. syriacus) o Mugunhwa: un árbol de hoja caduca que crece en forma de arbusto y, en realidad, es nuestro conocido árbol rubor. También conocida como Rosa de Sharon, se considera la flor nacional de Corea del Sur. El hibisco sirio puede vivir hasta 100 años y se utiliza con mayor frecuencia para paisajismo en parques, callejones, muros y cercas. Comienza a florecer a partir de los 3-4 años. La raíz de su nombre, mugun, puede traducirse como inmortalidad, por lo que la flor refleja con precisión la naturaleza inmortal de Corea del Sur;

- Hibiscus sabdariffa (H. sabdariffa): es una rosa sudanesa con la que se prepara nuestro conocido té o infusón de hibiscus. Es conocido por los nombres comerciales de cáñamo Rosella, yute siamés, yute javanés. Toda la planta es de color rojizo y un dato interesante es que las hojas frescas se utilizan en ensaladas. Incluso se comen las semillas, que se parecen mucho al sésamo. Por lo general, se tuestan y se muelen para hacer sopas y dulces.

- Hibiscus cannabinus: esta especie probablemente sea originaria del sur de Asia. Es conocido por muchos nombres: cáñamo de hibisco, cáñamo de Gambo, yute siamés, kenaf, yute de Bimlipatam, cáñamo de Ambari, pápula de San Francisco, Dah, Meshta, etc. Y para no equivocarnos hay que precisar que este tipo de hibisco no contiene sustancias psicotrópicas. Se cultiva por las fibras vegetales que se obtienen de los tallos secos y son un competidor estable del cáñamo. Son bastante fuertes y elásticos, y además también son impermeables.

- Hibisco chino (H. rosa-sinensis): nuestra conocida rosa china, que crece en el este de Asia y en las islas del Océano Pacífico. Como flor nacional de Malasia, sus cinco pétalos simbolizan los cinco mandamientos del Islam.

Curiosamente, este símbolo religioso es venerado por todos en el país, no sólo por los musulmanes. El motivo por el que se cultiva una rosa china son sus hermosas flores de colores intensos. El hibisco chino se usa ampliamente para la decoración y distribución de habitaciones espaciosas, jardines de invierno, casas y oficinas.

Composición del Hibiscus

Hibisco seco

En la composición del hibisco, y en particular en aquel con el que se elabora el té de hibiscus, se puede encontrar una gran cantidad de oligoelementos y sustancias valiosas. El té de hibisco es rico en vitamina C, minerales, pectina;

En la composición del hibisco se encuentran entre el 15 y el 30% de los ácidos orgánicos, incluidos el ácido cítrico, maleico y tartárico. El porcentaje de proteínas está entre el 7.5% - 9.5%. Las hojas secas de hibisco contienen 13 aminoácidos, 6 de los cuales son absolutamente necesarios para el cuerpo humano;

Además, se encuentran niveles de polisacáridos, flavonoides y glucósidos como cianidina y delfinidina, responsable del característico color rojo intenso. Debido a sus propiedades antioxidantes, el té de hibisco se ha utilizado durante mucho tiempo en la medicina popular asiática como un remedio suave.

Para qué sirve el hibiscus

Como ya se mencionó, el hibisco sabdariffa se utiliza para preparar la mundialmente famosa infusión de hibiscus. Esta infusión se puede consumir tanto fría como caliente durante todo el año y tiene excepcionales propiedades tonificantes.

El té de hibiscus es muy popular en el norte de África y Egipto, donde se puede comprar en tiendas y vendedores ambulantes. Se dice que la bebida era la preferida de los faraones, y los curanderos la usaban para bajar la presión arterial. Durante las bodas tradicionales en Egipto y Sudán, el té karkade, en su mayoría frío, está invariablemente presente.

Sin embargo, también se preparan muchas otras bebidas a partir de la flor de hibisco, como la popular en Jamaica, a la que se le añade jengibre, ron y azúcar o miel. En Trinidad y Tobago, se produce un tipo d cerveza con hibiscus.

Desde la antigüedad, hasta el día de hoy en Panamá se prepara una tradicional bebida de flor de hibisco, jengibre fresco finamente picado, azúcar, clavo, canela y nuez moscada, cociéndolos a fuego lento. Tradicionalmente, alrededor de Navidad y Año Nuevo en partes de Centroamérica, México, las Indias Occidentales y el Caribe, se prepara una bebida de hibisco.

La flor de hibisco seca, promocionada como un remedio natural, ha estado disponible durante mucho tiempo en las tiendas naturistas de EE. UU., principalmente en California y otros estados del sur. La decocción de hibisco se considera la bebida nacional del hibisco de Senegal, y en Gambia y Mali les gusta complementar el sabor con menta y jengibre.

A los chinos les gusta comer pétalos de hibisco confitados. Allí también se elabora una bebida que se mezcla con té verde en una proporción de 1:4 y que a veces se añade al vino.

Beneficios del hibiscus

Mermelada de hibiscus

En las tierras de la actual Tailandia, el hibisco se consume desde tiempos inmemoriales hasta el día de hoy porque se sabe que reduce el colesterol nocivo. Las investigaciones modernas muestran que el consumo regular de té o bebida de hibisco reduce la presión arterial alta. Por su alto contenido en vitamina C, el té es muy eficaz contra resfriados y gripes.

El poder tónico del hibisco es de sobra conocido y no es casualidad que muchos deportistas lo utilicen. La planta actúa como diurético, fortalece el corazón, las paredes de los capilares y los vasos sanguíneos. Se ha demostrado que reduce el riesgo de accidente cerebrovascular y ataque cardíaco, pero también protege los riñones y alivia los espasmos.

Para ello, puede beber té de hibiscus 1 o 2 veces al día.

Se considera que el consumo regular de decocción de hibisco ayuda a reducir las grasas nocivas y el colesterol del organismo y mejora el estado de los órganos internos, especialmente el hígado.

El hibiscus mejora el apetito y tiene un efecto positivo sobre el sistema digestivo y el páncreas. La bebida es muy adecuada para personas que no están en la primera juventud, porque contribuye al mantenimiento del organismo y al rejuvenecimiento de las células.

Como mencionamos anteriormente, el hibisco tiene propiedades antidepresivas comprobadas y con su complejo de vitaminas y minerales es un fuerte tónico para todo el cuerpo. La decocción de hibisco fortalece la inmunidad. La bebida se puede tomar para la prevención de la salud, pero para problemas más especializados es necesaria la consulta con un especialista y no es aconsejable la automedicación.

Té de hibiscus

Té de hibiscus

Para preparar té de hibisco o hibiscus, ponga 500 ml de agua en una cacerola al fuego y agregue unos 5 g de hojas de hibisco. Según las necesidades de tu gusto, puedes aumentar o disminuir la cantidad de la hierba. Una vez que el agua hierva, cocine a fuego lento durante 5 a 10 minutos. Luego cuele y endulce al gusto. Este té no contiene cafeína y tiene un agradable sabor ligeramente ácido, un aroma agradable y un color rojo intenso. Incluso puedes comer las flores de hibisco cocidas.

Más sugerencias para:

- bebidas tónicas;

- infusiones de frutas y hierbas.

- té helado - aquí el hibisco se convertirá en tu favorito.

Facebook
Favoritos
Twitter
Pinterest

Top artículos de hoy

Valoración

3
50
40
31
20
10
Añade tu valoración

Comentarios

Enviar