Lavanda

Yordanka Kovacheva
Traducido por
Yordanka Kovacheva
Lavanda recolectada

La fragancia única de lavanda no tiene equivalente entre ninguna otra hierba. La lavanda es conocida como una planta aromática desde la antigüedad. La lavanda es originaria de la región mediterránea. Como planta silvestre se encuentra en el sur de Francia, los Alpes Marítimos, el este de España, Italia y el norte de África. Con el desarrollo de la industria de la perfumería, el área de cultivo se expandió, incluidos los países balcánicos, los países de la cuenca del Mar Negro, los EE. UU., Gran Bretaña, Australia, etc.

Se usa ampliamente incluso en la medicina popular, pero la mayoría de las veces se usa como hierba aromática o como adorno. La flor de lavanda es un agente insecticida, especialmente contra la polilla de la ropa, y en el mundo civilizado ha superado el uso de bolas de naftalina para fines domésticos. La lavanda es una valiosa planta de miel. Las abejas recolectan 10-18 kg de miel de 1 acre. La lavanda también se usa como especia. Forma parte de la famosa mezcla de especias erbe de Provence, y esta es solo una pequeña parte de la amplia aplicación de esta flor increíblemente fragante.

La lavanda es un género de plantas de la familia Ursaceae. Un semi-arbusto o arbusto de bajo crecimiento con flores azules fragantes, a menudo cultivado en jardines. La lavanda es una planta perenne que alcanza una altura de 40-80 cm.

Los tallos florales de la inflorescencia de la planta de lavanda son anuales, alcanzando una longitud de 20 a 40 cm, en la lavanda de hoja ancha, son más largos y ramificados, y su número por planta alcanza hasta 1000. Lavanda de hoja ancha se caracteriza por inflorescencias más compactas. El fruto es una nuez de una sola semilla, seca, lisa y ovalada de color negro brillante.

Las hojas de lavanda son lineares o linear-lanceoladas, sésiles, enteras con el margen rizado hacia abajo. Están ubicadas opuestos y cubiertos de tricomas. Una peculiaridad es que las hojas de la lavanda de hoja estrecha son de color verde grisáceo, mientras que las de hoja ancha están más abundantemente cubiertas de pelos y tienen un color blanquecino. La lavanda es una planta de hoja perenne y cambia sus hojas alternativamente.

Las flores de lavanda son pequeñas, en forma de anillo en una inflorescencia. La corola es un embudo de dos labios, con dos lóbulos largos en el labio superior y 3 lóbulos cortos en el inferior. Es de color blanco, rosa pálido, violeta o azul. Hay 4 estambres. Las flores de la lavanda híbrida son grandes y estériles, lo que la distingue de la lavanda de hoja caduca.

Lavanda

La lavanda se cultiva para las inflorescencias de las que se extrae el aceite esencial. Se utiliza en la industria de la perfumería, jabones, pinturas y cerámica. El aceite de lavanda tiene un color amarillo verdoso. Bien almacenado, tiene un aroma fuerte y rico que apenas se distingue del aroma de las flores. El delicado aroma del aceite de lavanda se acentúa si se diluye con alcohol. El aceite esencial de lavanda contiene: acetato de linalilo, linalol, geraniol, borneol, cineol, pineno, alcanfor, cumarina, etc. El más valioso es el acetato de linalilo y, dependiendo de las condiciones de crecimiento, este éster varía del 30 al 60%.

Se considera que el aceite de lavanda francesa de la más alta calidad se obtiene de los campos de lavanda alpinos. El aceite de lavanda española se caracteriza por un aroma fino y duradero, aunque el contenido de acetato de linalilo es bajo. La composición de lavanda española y el aroma del aceite no son inferiores en calidad a los equivalentes mundiales.

Composición de lavanda

La lavanda contiene aproximadamente un 3% de aceite esencial, cuyos componentes principales son ésteres del alcohol linalol y especialmente acetato de linalilo /del 30 al 60%/. Dan el característico aroma agradable de la hierba. También contiene cineol, borneol, geraniol y algunos otros terpenos. Junto con el aceite esencial, la lavanda contiene hasta un 12% de azúcares, taninos, ácidos orgánicos, sales minerales, antocianinas y otros.

Conservación de lavanda

La lavanda es una hierba que ama la luz y al mismo tiempo es muy resistente a la sequía y al frío. Enriquece bien con sales minerales la tierra en la que quieras cultivar la hierba. A la planta le gusta la humedad moderada porque la humedad excesiva del suelo afectará la calidad de su aceite.

Beneficios de la lavanda

La lavanda tiene efectos bastante beneficiosos en el cuerpo humano. Tiene un efecto calmante de los nervios, analgésico, desinfectante y diurético. La acción diurética se debe al terpineol y las otras acciones, principalmente al aceite esencial. La lavanda se usa para neurastenia, neurosis cardíaca, migraña. En la medicina popular, la lavanda se usa incluso para la esquizofrenia, la parálisis, los gases, la gastritis, el insomnio, los mareos, el reumatismo y también para los latidos cardíacos rápidos, el dolor de cabeza y el dolor de estómago.

Ramita de lavanda

Externamente la lavanda se usa para dolor de estómago, parálisis, reumatismo, contusiones, picaduras y picaduras de insectos, gárgaras para el dolor de muelas, gárgaras para el dolor de garganta. Las flores de la planta colocadas entre la ropa repelen las polillas. El aceite de lavanda, disuelto en alcohol, se usa como ungüento para resfriados, neuralgias, reumatismo. Para uso interno, es bueno preparar una decocción de 1 cucharada de la hierba lavanda, que se vierte con 400 ml de agua hirviendo. Remoje durante 1 hora, luego tome 100 ml 15 minutos antes de las comidas. El procedimiento con la decocción de lavanda se aplica 4 veces al día.

Lavanda en la cosmética

El aceite de lavanda es uno de los aceites más valiosos en cosmética. Se utiliza contra la caída del cabello, el acné y la caspa, ayuda a restaurar la piel agrietada porque favorece la regeneración celular. Aunque más débil, el agua de lavanda tiene el mismo efecto. Se puede usar para tonificar la piel a diario y como ingrediente en mascarillas faciales, por ejemplo en Geoterapia.

Facebook
Favoritos
Twitter
Pinterest

Top artículos de hoy