Harina de Almendra

Yordanka Kovacheva
Traducido por
Yordanka Kovacheva
Harina de almendra

La harina de almendra, descrita en su forma más simple, representa las almendras molidas. Sin embargo, para ser un poco más precisos, añadiremos que la harina de almendras se hace de almendras blanqueadas, peladas y molidas, lo que significa que es de color pálido y de sabor suave, sin el amargor que puede tener la piel de la almendra cruda. Aquí está todo lo que necesita saber sobre la harina de almendras:

Hacer harina de almendra es un proceso bastante fácil, por lo que en realidad se puede hacer en casa.

Composición de la Harina de Almendra

La harina de almendras es utilizada por personas que les gusta la alimentación saludable, practican deportes y, en general, se adhieren a un estilo de vida saludable. La almendra es baja en grasas, pero rica en proteínas vegetales, que son importantes para desarrollar músculos y tejidos, así como para la salud de los huesos y la piel. En combinación con todas las propiedades beneficiosas de las almendras, que se transfieren a la harina, merece plenamente su lugar en la cocina de muchos cocineros.

Beneficios para la salud de la harina de almendra

Ya hemos mencionado el contenido en proteínas y la falta de grasas, lo que hace esta harina ideal para seguir una dieta o régimen de alimentación saludable. Además, la harina de almendra contiene vitaminas, minerales y carbohidratos extremadamente bajos.

Otro elemento beneficioso que se encuentra en la harina de almendra son los ácidos grasos omega-6. Además de ayudar a perder kilos de más, tienen un efecto positivo en la actividad cerebral y el trabajo del corazón.

La harina de almendra es la opción ideal para las personas que sufren de intolerancia al gluten ya que no contiene nada de gluten. Junto a esto, reduce el azúcar en sangre y mantiene los niveles de insulina, por lo que es adecuada para personas con diabetes o tendencia a desarrollarla.

Si necesitas una fuente adicional de energía durante el día, la encontrarás en la harina de almendra, o más precisamente en los productos elaborados con ella.

Sin embargo, no se debe exagerar. Aunque tiene propiedades beneficiosas, es una harina con un alto contenido calórico. Puede consumirla con la conciencia tranquila en grandes cantidades solo si sigue una dieta cetogénica. En todos los demás casos, se debe usar con moderación, ya que puede provocar un metabolismo lento u otro problema digestivo como hinchazón, dolor o pesadez en el estómago.

La reacción del cuerpo a la harina de almendras es estrictamente individual, dependiendo del cuerpo de cada persona. ¡Se recomienda usarlo con moderación, como cualquier otra cosa!

¿Cómo hacer harina de almendra?

Pastel con harina de almendra

Comience por blanquear las almendras crudas enteras. Hervir durante aproximadamente 1-2 minutos. Después de blanquearlas, deben pelarse. Escurra y enjuague con agua fría hasta que estén lo suficientemente frías como para manipularlas. La piel se deslizará de inmediato, así que simplemente sáquelas y deseche la piel.

Coloque las almendra en un paño de cocina limpio o en varias capas de de papel de cocina y deje que se sequen por completo (al menos unas horas o toda la noche). Póngalas en un procesador de alimentos o robot de cocina y tritúrelas.

La vida útil de la harina de almendras casera es de 4 a 6 meses. Si la guardas en el congelador, se puede alargar hasta 1 año. Si tiene que cocinar con harina congelada, debe alcanzar la temperatura ambiente antes de comenzar.

Es bueno hacer una nueva dosis de harina de almendras cada vez que la necesites, porque el sabor y el aroma tan característicos se mantendrán y se reflejarán en el resultado final, ya sea un plato salado o dulce.

Nota: La harina de almendra nunca será tan fina como la harina de trigo. Puede que los frutos secos se conviertan en un aceite de almendras en lugar de polvo.

¿A qué sabe la harina de almendra?

Dado que los frutos secos están blanqueados y pelados, la harina no tiene un sabor a almendra muy fuerte y distintivo, pero al mismo tiempo no está completamente ausente. Quizás la mejor manera de describirlo es decir que agrega un sabor ligeramente a nuez al plato que está preparando. A diferencia de la mayoría de las harinas, se puede consumir cruda. Pero esto puede ser un plus a la hora de hacer galletas de almendras, tartas de almendras, pasteles, dulces pequeños, mantecados y cualquier otro postre con almendras.

Cocinar con harina de almendra

Cocinar con harina de almendras no es difícil. En las recetas que no dependen del gluten para crear estructura, a menudo puedes sustituir la harina de trigo por harina de almendras.

Esto es especialmente bueno para postres simples o galletas. La textura del producto final suele ser más espesa y la masa puede requerir líquido adicional, pero un poco de experimentación a menudo puede conducir a excelentes resultados.

Aunque sabrosa y nutritiva, la harina de almendras no se comporta exactamente como la harina de trigo y no puede sustituirla en todas las recetas clásicas. Así que hay que tener en cuenta algunas peculiaridades a la hora de cocinar con harina de almendras.

Para panes y otras masas que dependen de la integridad estructural que proporciona el gluten, la harina de almendras se puede usar para reemplazar solo una pequeña porción de harina de trigo. Esta harina es ideal como empanado al freír carnes o como espesante para guisos.

Facebook
Favoritos
Twitter
Pinterest