Bonapeti.net»Artículos»Especias»Ajo de oso (Allium ursinum)

Ajo de oso (Allium ursinum)

Rosi StoyanovaRosi Stoyanova
Guru
1753216
Yordanka Kovacheva
Traducido por
Yordanka Kovacheva
Hojas de ajo de oso

El ajo de oso (Allium Ursinum), también conocido con los nombres de ajo silvestre, ajo siberiano, ajo del bosque, es un hierba perenne una planta de la familia de las amarilladáceas. Se le llama ajo de oso porque, según el folclore, los osos la comen después de la hibernación para limpiar sus estómagos, intestinos y sangre.

Sus hojas son puntiagudas en la punta y se estrechan hacia la base en un pecíolo de 5-20 cm de largo. Su inflorescencia es una umbela hemisférica. Las flores del ajo silvestre son blancas. Florece en los meses de abril-junio. A diferencia del resto de sus hermanos más picantes, el ajo silvestre tiene una apariencia hermosa y se parece más a una flor que a una cebolla o una mala hierba.

El ajo de oso crece en suelos umbríos y ricos en humus, principalmente en bosques caducifolios. Se encuentra hasta los 1200 metros sobre el nivel del mar. También se puede cultivar fácilmente en macizos de flores en el jardín.

Composición del ajo de oso

Toda la planta contiene un aceite esencial compuesto principalmente de sulfuro de divinilo, sulfuro de vinilo, trazas de mercaptano. Este es exactamente el ingrediente que le da su olor específico.

Las hojas de ajo silvestre contienen cantidades significativas de vitamina C y fuertes fitoncidas, que tienen excelentes propiedades fungicidas y bactericidas.

Según investigaciones recientes, el ajo de oso fresco contiene más compuestos de manganeso, magnesio, hierro y azufre que el ajo común. El ajo de oso es declarado el rey indiscutible del magnesio entre las plantas, con sus 1500 mg de magnesio en 1 kg de hojas.

Selección y conservación del ajo de oso

El ajo se oso se comercializa tanto fresco como congelado y seco. Compre preferiblemente sus hojas frescas, porque entonces son las más beneficiosas para la salud.

En invierno, se puede almacenar congelando en un congelador. Si cultiva ajo de oso, puede recoger las hojas tiernas en abril-mayo y los bulbos en otoño. Sus bulbos se utilizan de forma similar a los del ajo de huerta.

Cocinar ajo de oso

El ajo silvestre o ajo de oso es muy popular en la cocina china y europea. Acompaña muy bien a todo tipo de hierbas aromáticas y vegetales. Se usa para dar sabor salsas cremosas, sopas frías, platos de patata.

En pequeñas cantidades, da un gran sabor a platos lácteos y huevos. El ajo silvestre se corta en trozos grandes. Se usa con mayor frecuencia para sazonar tortillas y ensaladas, así como deliciosas patatas al horno. En general, el ajo de oso se puede utilizar en todos los platos en los que se añade perejil.

Ensalada de ajo de oso y huevos duros

Ajo silvestre

Productos necesarios: hojas de ajo de oso, huevo cocido, pepino fresco, tomate, picatostes, queso, pimiento verde.

Siéntase libre de experimentar con las proporciones de los diferentes ingredientes para encontrar su proporción ideal de todos los ingredientes. Si lo desea, puede agregar nata y aguacate.

Ajo de oso marinado

Productos necesarios: 1 litro de agua, 100 gramos de vinagre al 9% (o 200 g de vinagre al 5%), 1 cucharada de sal y azúcar.

Antes de preparar el ajo de oso marinado, conviene dejarlo en remojo durante 3 horas en agua corriente. Esto es especialmente necesario en el caso de las plantas más maduras, que pueden tener un sabor ligeramente amargo.

Para ello se rellenan los tarros con ajos silvestres y la solución de agua, vinagre, sal y azúcar, pudiendo añadir opcionalmente mostaza, rábano picante y otros ingredientes si se desea.

Si te gusta la cocina coreana, también puedes probar una versión ligeramente diferente de ajo en escabeche. Mezcle nuevamente todos los ingredientes, luego agregue azúcar, sal, condimento coreano y pimiento rojo en una proporción de 2:1:1:1/2 (cucharadas).

Beneficios del ajo silvestre

Tiene muchas propiedades beneficiosas, las más valiosas de las cuales son:

- espasmolítico;

- antiséptico;

- colerético;

- expectorante;

- diurético;

- antibacteriano;

- antifúngico;

- hipotónico;

- antipirético.

El ajo de oso también se utiliza para aliviar inflamaciones e irritaciones locales, en dolores de estómago y como medio para estimular la secreción de jugos gástricos. Es extremadamente útil para los trastornos de la funcionalidad de la glándula tiroides y los trastornos metabólicos.

El ajo de oso dilata los vasos sanguíneos. Reduce la presión arterial, reduce el nivel de colesterol en la sangre y su depósito en las paredes de los vasos sanguíneos.

El ajo de oso potencia las contracciones del corazón y ralentiza el ritmo cardíaco. Tiene un excelente efecto fitoncida, gracias al cual mata a los agentes causantes de diversas enfermedades infecciosas: estafilococos, estreptococos, agentes causantes de disentería, influenza, etc.

El ajo silvestre tiene un efecto beneficioso sobre el tracto gastrointestinal, en caso de estreñimiento, trastornos agudos y crónicos. Elimina lombrices e insomnio, presión arterial alta y aterosclerosis, como mareos y presión en la cabeza.

El ajo de oso es un excelente remedio para las dificultades respiratorias y las flemas. Las hojas frescas purifican los riñones y la vejiga, estimulan la liberación de orina. Las heridas difíciles de curar sanan más fácilmente si se untan con jugo de ajo silvestre fresco.

El hecho de que el ajo silvestre contenga más compuestos de azufre que el ajo común lo convierte en el mejor de todos los tipos de ajo cultivados.

Incluso con un contenido de azufre muy alto, no deja un olor acre después del consumo. Esto se debe a que el azufre que se encuentra en el ajo silvestre está ligado a las proteínas, mientras que en el ajo común se encuentra en forma libre.

Ajo de oso

El magnesio, que se encuentra en grandes cantidades en el ajo de oso, es un conocido mineral antiestrés que protege el corazón y el sistema circulatorio. El manganeso también juega un papel clave en el metabolismo de los carbohidratos y las grasas en el cuerpo.

Es necesario para la construcción de calcio en los huesos. Añadir unos dientes de ajo a la ensalada es garantía de una mejor salud.

Las hojas de ajo son una fuente perfecta de vitaminas C y A, así como fitoncidas importantes para el cuerpo. También están saturados de calcio, que es el componente básico del sistema óseo. No menos importante es que son ricas en selenio, manganeso, zinc, cobre, boro, magnesio, yodo y hierro. El ajo de oso contiene varios tipos de antioxidantes y se ha demostrado que protege las células del cuerpo del daño de los radicales libres.

Al igual que con la mayoría de los bulbos, estos son ricos en los compuestos beneficiosos aliina en alicina. Evitan la coagulación de la sangre demasiado activa y, por lo tanto, protegen los vasos de la formación de coágulos de sangre en ellos.

Las otras propiedades beneficiosas del ajo de oso

1. Como sabrás, el ajo de oso es extremadamente rico en vitamina C e incluso supera a muchas otras plantas en su contenido. Por ejemplo, en comparación con los cítricos, su contenido en vitamina C es 10-15 veces mayor, lo que es realmente mucho. Gracias a esto, la planta tiene excelentes propiedades fitoncidas, fortalece el sistema nervioso, mejora las funciones del tracto gastrointestinal, estimula la producción de jugo gástrico, mejora la motilidad intestinal y aumenta la inmunidad;

2. La planta es rica en ácido fólico, vitaminas del grupo B, A, PP. Contiene ácidos de origen orgánico, carbohidratos, grasas, agua, proteínas, mucha fibra dietética, mono y disacáridos;

3. Durante el período de deficiencia de vitaminas, el ajo de oso es un medio indispensable para fortalecer el cuerpo. En el pasado, los herbolarios incluso lo usaban con bastante eficacia para tratar el escorbuto. Hoy en día, se ha comprobado que la hierba tiene un efecto fortalecedor general sobre el cuerpo y, al mismo tiempo, lo tonifica;

4. Limpia el cuerpo de todas las sustancias nocivas y toxinas;

5. Aumenta la secreción de jugo gástrico, mejorando así la digestión;

6. Mejora el metabolismo en el cuerpo, por lo que la planta es especialmente útil si quieres adelgazar;

7. El ajo de oso tiene un efecto positivo sobre el trabajo del corazón, estimulando su actividad, reduce la presión arterial alta y es una buena prevención contra la aparición de placas de colesterol;

8. Mejora la composición sanguínea y la circulación sanguínea. Esto afecta positivamente todos los procesos metabólicos del cuerpo;

9. En el tratamiento de resfriados y bronquitis, ya que tiene efecto antiinflamatorio;

Recetas populares con ajo de oso para la hipertensión

Incluso en el pasado, nuestras abuelas usaban tintura de ajo de oso para problemas de presión arterial alta. Para ello, se toman las hojas tiernas, se lavan y se colocan en un recipiente de vidrio. Se cubren con vodka y agua en una proporción de 1:5 y se colocan en un lugar oscuro durante 3 semanas, y en la 4 - ta semana la tintura está lista para usar.

Se recomienda tomar 20-25 gotas 3 veces al día. Tenga en cuenta que este remedio de la medicina popular no tiene un efecto rápido y tomará alrededor de 1 a 2 meses para ver su efecto positivo. Esta tintura también es particularmente útil para la deficiencia de vitaminas, la fatiga crónica y la disbiosis.

Ajo del bosque

Remedio de ajo de oso contra los parásitos intestinales

Para deshacerse de los gusanos redondos y otros parásitos intestinales, es bueno tomar una cucharada de tintura de ajo de ajo de oso antes de cada comida. Este medicamento se prepara a partir de hojas y bulbos molidos que se han remojado en vino blanco durante 2-3 días.

¡IMPORTANTE! ¡Recuerda que nunca debes automedicarte y siempre es importante consultar primero a un profesional médico!

Contraindicaciones del ajo silvestre

A pesar de los muchos beneficios del ajo de oso, no siempre es beneficioso. Por ejemplo, no debe incluir la hierba en su menú en caso de gastritis o enfermedad ulcerosa. Las mujeres embarazadas y lactantes también deben abstenerse de consumir ajo de oso. Tampoco se recomienda su consumo en caso de epilepsia y algunas enfermedades del sistema cardíaco.

Echa un vistazo a nuestras deliciosas sugerencias para recetas de ajo de oso. O si simplemente eres fanático del ajo y no eres exigente con su tipo, prepara una deliciosa sopa de ajo o panes de ajo.

Facebook
Favoritos
Twitter
Pinterest

Top artículos de hoy