Leche de Soja

Rosi StoyanovaRosi Stoyanova
Guru
1593213
Yordanka Kovacheva
Traducido por
Yordanka Kovacheva
Leche de soja

La leche de soja es una bebida similar a la leche que se extrae de los granos de soja. Tanto la soja como la leche de soja se originaron en China, un área donde la soja crecía de forma completamente natural y se consumía como alimento mucho antes de la primera evidencia escrita de ello. En sí, la leche de soya no tiene nada que ver con la leche normal, y su nombre en chino “doujian” significa jugo de soja. Esta bebida se obtiene a partir de granos de soja remojadas en agua, que se trituran con agua y la suspensión resultante se prensa y filtra. La bebida final es la leche de soya.

La producción de productos de soja en China se remonta a tiempos inmemoriales. Específicamente para la leche de soja, la evidencia más temprana de su consumo es una pintura mural que muestra claramente una cocina donde se elaboran la leche de soja y el queso. Este mural se remonta a la dinastía Han, que gobernó China entre el 25 y el 220 d.C. En el siglo XVI, el poeta Su Ping escribió su Oda al tofu. El primer desarrollo europeo de la leche de soya se remonta al siglo XVII.

Composición de la leche de soja

Leche de vaca y leche de soja

La leche de soya es extremadamente nutritiva. Al igual que la leche de vaca, la soja tiene alrededor de un 88.6 % de contenido de agua, pero esta última tiene alrededor de un 50 % más de proteína, que contiene los 8 aminoácidos esenciales. Además, la leche de soja contiene un 16 % menos de carbohidratos, un 24 % menos de grasa, hasta 15 veces más hierro y otras vitaminas importantes. La leche de soja es mucho más baja en calorías que la leche de vaca y no contiene colesterol ni lactosa.

Es una fuente muy valiosa de vitamina E y lecitina. El contenido de pesticidas y diversos productos químicos agrícolas es unas 10 veces inferior al de la leche de vaca. La leche de soya proporciona al cuerpo vitaminas del grupo B, grasas insaturadas y los azúcares prebióticos rafinosa y estaquiosa. No se encuentra azúcar de leche en la leche de soya, lo que la hace apta para personas con intolerancia a la lactosa.

Selección y almacenamiento de la leche de soja

La leche de soya se puede comprar tanto natural como endulzada en varios sabores (chocolate, vainilla, etc.) en varias tiendas orgánicas, así como en cadenas de alimentos más grandes. En nuestro país sigue ganando cada vez más popularidad.

En China, sin embargo, se vende en todas partes, con mayor frecuencia en los locales que venden bollos para desayunar. Se puede consumir fría y caliente. Compre leche de soja solo de origen y calidad garantizados, preste atención a la etiqueta, en la que se debe mencionar la fecha de caducidad y el fabricante. Guarde la leche de soya de acuerdo con las instrucciones del paquete.

100 g de leche de soja contienen 45 kcal, 3.7 g de proteína, 2.2 g de grasa, 0 g de colesterol, 120 mg de calcio, 0.6 g de fibra, 0.06 g de sodio, 2.4 g de hidratos de carbono.

Leche de soja en la cocina

Productos de soja

La leche de soja tiene un sabor diferente al de la leche de vaca. En algunos casos, su sabor es bastante difícil de aceptar para las personas. Es por eso que a menudo se aromatiza con esencia de frutas, vainilla o chocolate, lo que facilita su consumo. El yogur de soja tiene un sabor más suave, por lo que es la mejor opción en comparación con la leche de soja normal. La leche de soja es un excelente sustituto de la leche animal, lo que la convierte en un sustituto adecuado de las mismas en cualquier receta, desde simples dulces hasta platos salados.

La leche de soja también se puede preparar en casa. Para hacer esto, necesita granos de soja frescas que se remojan en agua limpia durante varias horas. Se hacen puré y se escurren, y el líquido resultante se calienta durante un breve período de tiempo a una temperatura de unos 135-150°C. Lo mejor es preparar tú mismo la leche de soja casera, porque la leche casera es más beneficiosa que la que venden en las tiendas. Si desea preparar yogur de soja, agregue 1 cucharada de miel, que servirá de alimento para las bacterias iniciadoras.

Beneficios de la leche de soja

Tomar leche de soja

Debido a las diversas sustancias beneficiosas que componen la leche de soja, se considera un muy buen medicamento. Gran parte de los científicos japoneses la recomiendan para la diabetes, la anemia, la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares. La leche de soya es rica en isoflavonas, fitoestrógenos naturales que tienen un efecto positivo en el corazón y el sistema inmunológico. Además, tienen efectos anticancerígenos y antirradicales, aumentan el estado de ánimo y el tono. Ya hemos mencionado que la leche de soya es una excelente alternativa para quienes sufren de intolerancia a la lactosa.

Según algunos estudios recientes, la leche de soya también es muy beneficiosa para el hígado. Las proteínas de soya que contiene ayudan a reducir las grasas dañinas acumuladas en el hígado en aproximadamente un 20%. Cada vez es más claro que la soja tiene un efecto protector contra el desarrollo de la enfermedad del hígado graso.

La proteína dietética y la fibra en la leche de soya reducen los niveles de triglicéridos y colesterol malo. Se cree que consumir dos vasos de leche de soya al día alivia los sofocos durante la menopausia.

Daño de la leche de soja

Aunque la leche de soya tiene efectos positivos innegables para la salud, también presenta una serie de riesgos para la salud. En primer lugar, contiene demasiado ácido fítico, que no puede destruirse mediante tratamiento térmico. Este ácido dificulta la absorción de muchos iones metálicos importantes: calcio, zinc, hierro, manganeso, etc.

Además, la soja contiene sustancias que impiden la absorción de importantes vitaminas: A y B1. El resultado de esto es un efecto negativo en la glándula tiroides. En muchos casos se observan reacciones alérgicas, que son provocadas por las proteínas de soja.

A pesar de sus propiedades nutricionales, la leche de soya no puede reemplazar completamente a la leche de vaca.

Según algunos de los estudios recientes, resulta que la leche de soya es dañina para los dientes. Las bacterias de la leche de soya producen 6 veces más ácido que causa caries. Por este motivo, los dentistas no recomiendan la leche de soja a los niños pequeños, porque el efecto sobre los dientes es muy negativo.

Vea todas las deliciosas sugerencias de recetas veganas en las que puede usar leche de soya.

Facebook
Favoritos
Twitter
Pinterest

Top artículos de hoy

Valoración

5
51
40
30
20
10
Añade tu valoración

Comentarios

Enviar