Leche de Oveja

Rosi StoyanovaRosi Stoyanova
Guru
1593213
Yordanka Kovacheva
Traducido por
Yordanka Kovacheva
Leche de oveja

La leche es un líquido biológico nutritivo que se forma y almacena en la glándula mamaria de los mamíferos. La leche es precisamente el único producto que la naturaleza ha creado para alimentar a las generaciones más jóvenes. En nuestro país, la leche de oveja, vaca y cabra son las más comunes. Echemos un vistazo más de cerca a las propiedades y cualidades de la leche de oveja.

Las propiedades únicas de la leche de oveja son bien conocidas desde la antigüedad.

Tiene una tonalidad delicada y cualidades gustativas muy altas. La leche de oveja es un producto favorito de muchas mesas, pero el campeonato sigue perteneciendo a la leche de vaca.

La leche de oveja es extremadamente popular en Grecia, Italia, Asia Central y los países del Medio Oriente.

Composición de la leche de oveja

En términos de composición química, la leche de oveja supera significativamente a la leche de vaca. Hay cantidades mucho más altas de grasa, calcio, proteína, cobalto y fósforo en la leche de oveja. Las vitaminas del complejo B también son más. La leche de oveja es extremadamente rica en ácidos grasos reemplazables e insustituibles. Se absorbe muy bien por el cuerpo.

La leche de oveja contiene grandes cantidades de vitamina A y vitamina D. Su sabor y olor están determinados en gran medida por los ácidos cáprico y caproico contenidos en sus grasas. El color más blanco de la leche de oveja se debe al menor contenido del pigmento caroteno.

100 g de leche fresca de oveja contienen 95 kcal, 5.4 g de proteínas, 6 g de grasa y 5 g de hidratos de carbono.

Selección y conservación de la leche de oveja

Leche fresca de oveja

Compre leche de oveja que se haya almacenado en un refrigerador. Asegúrese de mirar la etiqueta, que debe tener información sobre el fabricante y la fecha de caducidad del producto. Guarde la leche de oveja en el frigorífico, pero no en los estantes de las puertas, porque abrirla con frecuencia puede hacer que el producto se eche a perder más rápidamente.

La leche de oveja en la cocina

El sabor de la leche de oveja es mucho más parecido al de la leche de vaca. La leche de oveja se puede utilizar en absolutamente todas las recetas que contengan leche de cabra y de vaca. Algunos de los quesos más deliciosos, el queso amarillo y el yogur están elaborados con leche de oveja. Es importante tener en cuenta que el queso de leche de oveja es preferido incluso por personas que generalmente no son fanáticas de este producto.

La leche de oveja se utiliza para la receta tradicional de Kathak. La leche prensada de oveja se combina con diversas frutas, miel o frutos secos y se convierte en un postre maravilloso.

Beneficios de la leche de oveja

Tomar leche de oveja

El alto contenido en calcio y zinc la hacen extremadamente beneficiosa para la salud. Tomar altas cantidades de calcio es imprescindible después de cualquier enfermedad más grave y debilitante. El zinc es esencial para una piel sana. La proporción de calcio y fósforo en la leche es casi perfecta, lo que la hace muy fácil de digerir.

La leche de oveja es una valiosa herramienta en la lucha contra la osteoporosis porque, además de calcio, también contiene cantidades muy altas de vitamina D. Si sufres de intolerancia a la lactosa, lo mejor es recurrir a la leche de oveja, porque la lactosa que contiene es no es tan peligroso como en la leche de cabra y vaca. La leche de oveja mejora el trabajo del tracto gastrointestinal.

Las propiedades curativas de la leche de oveja están relacionadas en gran medida con las porciones fácilmente digeribles de minerales y vitaminas que contiene. Esto lo convierte en un producto terapéutico verdaderamente invaluable que se prescribe con mucha frecuencia para prevenir las deficiencias de calcio, ácido fólico y vitamina B12.

La leche de oveja tiene un efecto beneficioso sobre los asmáticos y los que padecen enfermedades graves de la piel. Es un perfecto purificador de sangre.

Los resultados de un estudio realizado en Florencia indican que el consumo regular de queso de oveja ayuda al organismo a neutralizar los marcadores asociados a la aparición de enfermedades del corazón.

También se ha establecido que la leche de oveja es extremadamente rica en ácido linoleico, lo que ayuda a producir cambios positivos en términos de mediadores inflamatorios y la formación de placas ateroscleróticas en las paredes de los vasos sanguíneos.

Y con leche de oveja casera, puedes preparar cualquiera de tus recetas favoritas de bollos fritos o bollos pequeños.

Facebook
Favoritos
Twitter
Pinterest

Top artículos de hoy