Vitamina C

AdminAdmin
Guru
1431
Yordanka Kovacheva
Traducido por
Yordanka Kovacheva
Vitamina C

Debido a su uso generalizado como complemento alimenticio, la vitamina C es muy familiar en general en comparación con otros nutrientes. También es lo primero a lo que recurrimos cuando tratamos resfriados y gripes.

La vitamina C, también llamada ácido ascórbico, se disuelve en agua en elementos biogénicos que se eliminan fácilmente del cuerpo cuando no se necesitan. Realiza muchas funciones en el cuerpo. Es muy importante saber que la vitamina C no se produce en el organismo, sino que debe obtenerse a través de alimentos o comprimidos.

Funciones de la vitamina C

En primer lugar, la vitamina C mejora la actividad de los glóbulos blancos, que a su vez tienen la función de detectar y destruir bacterias, virus e incluso células cancerosas. La vitamina C es un antioxidante extremadamente importante. Consigue reforzar la acción de otros antioxidantes muy valiosos - las vitaminas A y E.

La vitamina C tiene un papel principalmente protector en el cuerpo. Se le conoce como el "factor anti-escorbuto" porque ayuda a prevenir una enfermedad llamada escorbuto. Cuando la cantidad de vitamina C en el cuerpo cae por debajo de los 300 miligramos, las encías y la piel pierden el efecto protector de esta vitamina.

Las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, las enfermedades de las articulaciones y las cataratas también están asociadas con la deficiencia de vitamina C. La vitamina C logra muchos de sus efectos protectores actuando como antioxidante y previniendo el daño celular inducido por el oxígeno. Las estructuras que contienen grasa (como las moléculas de lipoproteínas) también dependen especialmente de la función protectora de la vitamina C.

Deficiencia de vitamina C

Los síntomas de la deficiencia de vitamina C se asocian principalmente con la enfermedad del escorbuto: sangrado de las encías y decoloración de la piel, aunque esta enfermedad es extremadamente rara en la actualidad. Otros síntomas más familiares de la deficiencia de vitamina C en la actualidad son la cicatrización lenta de heridas, la función inmunológica deficiente, incluida la susceptibilidad a los resfriados y otras infecciones, infección respiratoria de los pulmones, etc.

También se observan condiciones causadas por la toxicidad de la vitamina C, pero son causadas por tomarla en forma de complemento alimenticio, y no en su forma natural contenida en los alimentos. En dosis altas, incluyendo 5 o más gramos de vitamina C, el líquido en los intestinos se vuelve demasiado concentrado y puede ocurrir diarrea osmótica.

Factores de riesgo para la deficiencia de vitamina C

Fuentes de vitamina C

Hay ciertos factores de riesgo que pueden conducir a la deficiencia de ácido ascórbico:

Dieta incompleta o inadecuada

La deficiencia o falta de vitamina C es poco común en los países desarrollados, pero puede desarrollarse en áreas geográficas donde las personas siguen una dieta restrictiva o áreas donde las personas casi no comen frutas y verduras. Por lo tanto, una dieta incompleta o incorrecta puede conducir a una deficiencia de vitamina C.

Período de embarazo y lactancia

Durante el embarazo y la lactancia, el organismo de la mujer tiene más probabilidades de sufrir deficiencia de vitamina C, ya que tanto a través de la placenta como a través de la leche materna, el organismo del bebé extrae los nutrientes necesarios para su desarrollo, entre ellos la vitamina.

Adicción a las drogas o al alcohol

Las personas adictas a las drogas o al alcohol tienen un mayor riesgo de deficiencia de vitamina C.

Fumar

Los fumadores son otra categoría de riesgo. Estas personas necesitan más vitamina C en su cuerpo debido al aumento del estrés oxidativo causado por fumar.

Condición médica

Los factores de riesgo más comunes para la deficiencia de vitamina C son además de una dieta inadecuada o deficiente: el alcoholismo y ciertas condiciones médicas como la anorexia, enfermedades mentales graves.

Dosis diaria recomendada de vitamina C

Zumo natural de frutas

Para prevenir la deficiencia de vitamina C, el cuerpo necesita una cierta cantidad, dependiendo de la edad:

• Bebés de 0 a 6 meses: 40 mg/día

• Bebés entre 7 y 12 meses: 50 mg/día

• Niños pequeños, entre 1 y 3 años: 15 mg/día

• Niños entre 4 y 8 años: 25 mg/día

• Niños entre 9 y 13 años: 45 mg/día

• Chicos de 14 a 18 años: 75 mg/día

• Hombres mayores de 19 años: 90 mg/día

• Niñas de 14 a 18 años: 65 mg/día

• Mujeres mayores de 19 años: 75 mg/día

• Embarazadas menores de 18 años: 80 mg/día

• Mujeres embarazadas mayores de 19 años: 85 mg/día

• Mujeres lactantes menores de 18 años: 115 mg/día

• Mujeres lactantes, mayores de 19 años: 120 mg/día

Si decide tomar suplementos de vitamina C, es importante consultar a su médico antes de comenzar a usarlos. Tomar vitamina C a través de suplementos tiene muchos beneficios para tu cuerpo.

Sobredosis de vitamina C

Grandes dosis suplementarias de vitamina C también pueden aumentar los niveles de ácido úrico en la orina. La vitamina C también puede aumentar la absorción corporal de hierro de los alimentos vegetales y, por lo tanto, las personas que tienen problemas de salud relacionados con el exceso de hierro en las células deben evitar tomar altas dosis de vitamina C.

Por estas razones, la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU. ha establecido un límite superior para la ingesta de vitamina C de 2000 miligramos (2 gramos) para adultos de 19 años de edad y mayores.

La vitamina C es extremadamente sensible al aire, el agua y la temperatura. Alrededor del 25% del contenido de vitamina C en verduras y frutas se puede perder durante el escaldado o la congelación.

Cocinar verduras y frutas durante un período de tiempo más largo (10-20 minutos) puede resultar en la pérdida de más de la mitad del contenido total de vitamina C. Cuando las frutas y verduras se enlatan y luego se recalientan, solo 1/3 de la vitamina original El contenido de C se puede conservar.

Las categorías de medicamentos que pueden reducir el suministro de vitamina C en el cuerpo incluyen - anticonceptivos orales (píldoras anticonceptivas), AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, incluida la aspirina), corticosteroides (p. ej., cortisona), sulfonamidas (a menudo utilizadas como antibióticos o para el tratamiento del cáncer), así como tratamientos barbitúricos.

Beneficios de la vitamina C

La mayoría de las formas de enfermedades cardiovasculares, enfermedades de las articulaciones, cáncer, enfermedades de los ojos, enfermedades de la tiroides, enfermedades del hígado y enfermedades pulmonares requieren un énfasis especial en la ingesta de vitamina C.

La vitamina C previene muchos tipos de cáncer al combatir los radicales libres. Una pequeña cantidad de estudios ha relacionado la ingesta de vitamina C con un menor riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer. Sin embargo, la mayoría de los estudios muestran que la vitamina C no afecta el riesgo de desarrollar cáncer.

También es probable que la vitamina C sea eficaz para aliviar los problemas respiratorios, como las infecciones del tracto respiratorio superior causadas por el ejercicio intenso. El uso de la vitamina antes de una actividad física exigente, como correr un maratón, puede prevenir las infecciones del tracto respiratorio superior que pueden ocurrir después de una actividad física tan intensa.

El proceso de envejecimiento también está asociado con una atención especial cuando se toma vitamina C. Además de estas amplias categorías de enfermedades como - acné, alcoholismo, enfermedad de Alzheimer, asma, autismo, depresión, diabetes también requieren una ingesta especial de vitamina C, enfermedades intestinales, enfermedad de Parkinson, etc.

Fuentes de vitamina C

Los suplementos dietéticos suelen contener vitamina C en forma de ácido ascórbico. Debido a que la vitamina C se absorbe mejor en presencia de flavonoides, muchos de estos suplementos nutricionales también contienen flavonoides.

A menudo hay versiones disponibles que generalmente combinan vitamina C con minerales como calcio, magnesio y potasio.

También está ampliamente disponible una forma de complejo metabólico de vitamina C, que se vende comercialmente con el nombre de Ester-C (TM), en la que el ácido ascórbico se combina con varios de sus metabolitos naturales.

Excelentes fuentes alimenticias de vitamina C son - brócoli, pimientos, repollo, coliflor, fresas, limones, mostaza, nabos, coles de Bruselas, papaya, espinacas, kiwi, guisantes, melón, naranjas, pomelos, limones verdes, tomates, calabacines, frambuesas, espárragos, apio, piña, lechuga, sandía, hinojo, menta y perejil.

Facebook
Favoritos
Twitter
Pinterest

Top artículos de hoy

Valoración

3
50
40
31
20
10
Añade tu valoración

Comentarios

Enviar